El misterioso caso de los Corales desaparecidos

slide

Al primero que le escuché hablar del asunto fue al cineasta Jorge Ramón. Yo le había escrito con el fin de completar para la ENDAC su extensa filmografía, desplegada íntegramente en los Estudios Cinematográficos de la Televisión Cubana, y donde sobresale un filme como Madrigal del inocente (1986).

Hace ya algún tiempo me referí a esa producción de cine hecho para televisión como parte del “cine sumergido”, del cual formarían parte también las películas del CINED, o de la Fílmica de las FAR, y en sentido general, todo aquello que no era tomado en cuenta por el canon dominante, ya sabemos demasiado apegado a lo producido por el ICAIC.  

Jorge Ramón me envió abundante información y fotos que hoy pueden ser consultadas en la ENDAC. Pero recuerdo mi sorpresa y desconcierto cuando me habló del Coral recibido en el marco del Festival de Nuevo Cine Latinoamericano que se celebra anualmente en La Habana.

Temí que Jorge Ramón estuviese confundido con el premio Caracol (otro galardón cuya historia aún se desvanece en un montón de memorias extraviadas), pues de inmediato consulté lo que sigo considerando el obligado material de consulta para todo aquel que quiera saber qué fue lo que sucedió en aquellas diez primeras citas fílmicas (me refiero al importantísimo libro de Teresa Toledo), y allí no aparecía nada.

Traté de no parecer descortés cuando le hice saber lo que pensaba. Pero Jorge Ramón no solo disculpó mi ignorancia, sino que envió fotos donde aparecía recogiendo el Coral por Madrigal del inocente. Él, y también el protagonista Alejandro Piar.

Alejandro Piar gana el Coral a la mejor actuación por “Madrigal del inocente”, de Jorge Ramón

La segunda persona que me habló de esos Corales misteriosos fue Danilo Lejardi. Y más recientemente Onelio Larralde, a propósito de su página en la ENDAC. Y otra vez Lejardi hizo llegar una foto donde se ve a Larralde sonriente con su galardón en la mano.

¿Cómo ha podido ocurrir que algo tan importante como es el reconocimiento público de una obra, de una actuación, de un hecho artístico, se borre de la memoria pública en tan breve espacio de tiempo, estando vivos incluso buena parte de los protagonistas de los hechos?

La verdad es que desde hace rato me sentía incómodo con esta situación, porque tengo que confesar abiertamente que para mí el Festival de Cine de La Habana es uno de los hechos más relevantes promovidos por el sistema institucional de Cultura en el país, y uno de los espacios donde se trabaja con honestidad por preservar de modo íntegro la memoria de nuestro cine. Así que, ¿cómo explicar ese silenciamiento de lo que tendría que ser considerado parte de su devenir?

Así que, antes de escribir estas notas, decidí comunicarme con Iván Giroud, actual director del Festival, y agradezco ese intercambio porque pude conocer que, si bien es cierto que se entregaron esos premios, no fue el Festival ni el ICAIC quienes organizaban esa modalidad, sino el ICRT.

Y esto, definitivamente, vuelve aún más compleja la solución del problema, pues me consta que en el ICRT la preservación de su memoria fílmica ha sido más bien precaria. Lo sé porque cuando preparé la Guía crítica del cine cubano de ficción (2001), y estuve reuniendo la información que aparece allí, jamás salieron a relucir esos premios, ni la participación de sus películas en el Festival. Y eso que me metí a investigar en los archivos, revisando toda la papelería disponible.

Sin embargo, creo que no es hora de quejarse, ni buscar culpables. Al contrario, creo que hay que pasar directamente de la queja al testimonio que se comparte con buena química, y a las contribuciones de materiales que se irán articulando de un modo natural en un relato donde las fronteras artificiales establecidas entre el ICAIC y el ICRT, finalmente se borren, para bien del cine cubano. Porque eso es lo que importa: la ganancia para la cultura cubana.

Juan Antonio García Borrero

Onelio Larralde muestra el Coral por la Dirección de Arte en “La botija”, de Danilo Lejardi

Total de visitas: 263 - Visitas totales diarias: 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 6 = 4