Asociación Nacional de Exhibidores

Asociaciones Cine silente

Fecha de fundación: 14 de marzo de 1921

Presidente fundador: Valentín Rivero


Comentario

“Ante el auge que progresivamente tomaba en nuestro país el negocio del cine, los empresarios, a fin de proteger sus intereses, decidieron unirse. Tan pronto como el cine dejó de ser “el alegre pasatiempo” de los primeros años y adquirió mayoría de edad como espectáculo y negocio, comenzaron a acumularse los impuestos y las contribuciones. El 14 de marzo de 1921 es una fecha importante en lo que a organizaciones gremiales de empresarios cinematográficos cubanos se refiere, por cuanto ese día se constituyó la Asociación Nacional de Exhibidores, en la casa de la calle Belascoaín nr. 34. Como presidente de la Junta Directiva fue elegido Valentín Rivero, empresario del Tosca, en tanto la vicepresidencia la ocuparon Fernando Poli y Edelberto de Carrerá, que había arrendado el cine Habana, en Belascoaín y Campanario. El resto de la membresía era: Fernando Casanova, Gonzalo López, Francisco Fernández, Frank Costa, Gustavo Linares, Bolívar Alpízar, Constantino Rey, José Trevín, Jaime Musons, N. Gálvez, José García, José López Soto, Elio Roselló, Eugenio Pellicer, Teodoro G. de la Cerra, N. Pratchett, Gustavo Rey, Agustín Martín, José Ferrándiz y Andrés Ponjuán.

En una de las primeras sesiones de la asociación acordaron unánimente remitir un mensaje a las casas alquiladoras de películas para que, dada la situación económica del país, estudiaran y pusieran en práctica una reducción en los alquileres de programas fílmicos “por la perentoria e imperiosa necesidad que tenemos los empresarios de reducir el importe total de nuestra hoja de gastos diaria en el grado proporcional con las entradas que actualmente se registran”. El descenso era notable en comparación con los meses anteriores. Para su instalación fueron facilitadas las oficinas de la revista Civilización (fundada desde el 10 de octubre de 1919), que se convirtió en el órgano oficial de esta primera sociedad que, años más tarde, cambiaría su razón social por la de la Unión Nacional de Empresarios de Cuba. Enrique Perdices (1901- 1979), figuraba como director de esa publicación mensual y, en funciones de administrador, su hermano Antonio, dos personas con las cuales, en un futuro cercano, el cine nacional tendría que contar. José de la Miranda ocupó el puesto de redacción” (Arturo Agramonte, Luciano Castillo)


Fuente

Arturo Agramonte, Luciano Castillo. Cronología del cine cubano I. Ediciones ICAIC, 2011, pp 238-239

Related Entradas