Clandestinos

Año: 1987

País: Cuba

Género:  Ficción

Formato: 35 mm

Tiempo: 103’

Color: Color

Productora: ICAIC

Producción: Santiago Llapur

Dirección:  Fernando Pérez

Guión: Jesús Díaz

Fotografía: Adriano Moreno

Operador de cámara: Julio Valdés

Música: Edesio Alejandro

Edición: Jorge Abello

Escenografía: Calixto Manzanares

Vestuario: Derubín Jácome

Sonido: Ricardo Istueta

Reparto: Luis Alberto García (hijo), Isabel Santos, Susana Pérez, René Losada, Amado del Pino, Miguel Gutiérrez, Miguel Navarro, Francisco Fonseca, Rolando Tarajano, Oscar Alvarez, Pedro Fernández, Eduardo Ricardo, José Antonio Coro, Roberto Delgado, Alexander Rey, Ramón Ponce, Nieves Planes, Nieves Santana, Jorge Luis del Carbó, Carlos Félix Martínez, Bárbaro Marín


Sinopsis:

Un joven, preso por sus actividades políticas durante la tiranía de Fulgencio Batista, recibe la visita de una muchacha desconocida, de quien desconfía. Ya en libertad se reencuentran al unirse ella al grupo clandestino que él dirige. Un amor surge entre ambos, paralelo a la lucha armada que condicionará sus vidas. 


Declaraciones del director Fernando Pérez

Mucha gente, al enterarse que iba a realizar una película sobre la clandestinidad me dijo que por qué no hacía algo más contemporáneo. A lo que yo replicaba: los temas son eternos. Quería, en primer lugar, lograr una verdadera humanización de los personajes y para alcanzar este grado de humanización, la película, más que la historia de la clandestinidad en La Habana, tenía que ser una historia de amor en el contexto de la lucha clandestina. Es decir, no me proponía hacer un filme histórico, aunque nos inspiramos en hechos reales.

Por otra parte, este tema me posibilitaba abordar dos elementos básicos de toda la historia de la humanidad y el arte que son, el amor y la muerte, los buenos sentimientos y la maldad. Valores humanos universales y siempre contemporáneos.

(…)

La fotografía la dirigió Adriano Moreno y la operación de cámara la hizo Julio Valdés. Nano y yo discutimos mucho sobre cuál iba a ser el estilo. No queríamos hacer una fotografía de colores brillantes, ni tampoco utilizar filtros con el objetivo de lograr un envejecimiento artificial. Me propuso emplear tonos pasteles suaves, por tanto, la película no se podía filmar nunca con un sol violento y en los interiores, se usaría un determinado tipo de iluminación para dar con veracidad la presencia de la época. Debo deducir que la fotografía ha ayudado mucho a la propia ambientación.

(…)

Tanto Clandestinos como Hello Hemingway -dos películas que se complementan- están ubicadas en los años cincuenta, época de mi adolescencia y guardo vivencias muy fuertes de esos años. Uno siempre quiere expresar en su obra cosas que están muy cerca de uno y esa fue una época que yo viví con mucha intensidad.

Yo siempre supe que mi primera película iba a ser sobre el tema de la clandestinidad, porque a los quince años, cuando estaba descubriendo el cine, descubrí también que la gente de mi edad estaba luchando por la Revolución. Yo sentía que allí había una épica que tenía que narrar, y como tuve que esperar tanto tiempo para hacerla se convirtió en una película de época.

Yo no participé en la lucha armada, por eso se hicieron muchas investigaciones, pero el recuerdo fue lo que más marcó la película. Siempre traté que esa imagen no fuera acartonada o una imagen cliché, sino que fuera viva, creíble, en eso siempre se trabajó mucho.

(…)

Tanto Clandestinos como Hello Hemingway son complementarias porque la primera es el reflejo de esa época desde la épica, de aquellos que hicieron la historia y la segunda es la otra cara de la moneda, es decir, la historia en pequeño, la gente con sus sueños, sus proyectos individuales y cómo esos sueños pueden frustrarse, pero no así la esperanza. Sin embargo, en ambas películas traté de reflejar el sentimiento dentro de la época”.


Comentarios críticos

“Cualquiera diría que Fernando Pérez, cuando no equivoca el camino, llega tarde; cualquiera, menos alguien que le haya ido aprendiendo las mañas a la vida y sepa que todas las rutas conducen al hombre a su objetivo, si éste sabe para dónde va.

(…)

Clandestinos es, desde mi punto de vista, el mejor filme cubano del último lustro; una película que, afirmándose en las más antiguas y convencionales leyes del séptimo arte, resulta inobjetable porque todos los componentes de la obra funcionan adecuadamente, para ofrecernos así un discurso pletórico de belleza y emoción, sin que puedan advertirse titubeos. Ni obra maestra, ni cine experimental: una película bien hecha, muy bien hecha, con la que el director demuestra que domina los principios básicos del oficio; un filme que constituye también un acontecimiento en nuestro medio, donde hacía mucho tiempo, tal vez demasiado, no se lograba una película con la solidez integral de la ópera prima de Fernando Pérez.

(…)

Estoy persuadida de que la clave del éxito de Clandestinos se resume con una palabra: rigor, presente, en primer término, en el libro cinematográfico que sirvió de base a la realización, en el cual Jesús Díaz desarrolla una historia sencilla y harto tratada por la literatura y el propio cine, con el buen cuidado de tensar fuertemente todos los hilos dramáticos para tenderle a los espectadores la mejor de las trampas: aquella que toca todas sus fibras…

Y me atrevo a aventurar, aun cuando no conozco las interioridades de la realización (escribo con dos meses de adelanto) que el trabajo de mesa tuvo que ser profundo hasta el detalle. Clandestinos, valga la analogía, bien podría resumirse como la historia de Romeo y Julieta en las tinieblas de La Habana de 1958.

Es una historia de amor, una bellísima historia, inspirada en la realidad que muchos combatientes del mundo han vivido, y que los pueblos registran en su memoria. Tiene pues valor universal, aunque el público de cualquier latitud comprenda que se trata de un grupo de jóvenes de la generación que condujo a los cubanos a su independencia definitiva.

Tiene además el valor -presente no sólo en las intenciones ideológicas, sino en los aciertos artísticos- de poder evidenciar esa parte de Perogrullo que tanto nos cuesta trasmitir artísticamente a los jóvenes de hoy: los que murieron y dan nombre a una escuela, o presiden en una gran foto la entrada de una fábrica, eran como nosotros. Amaban, reían, bailaban: querían vivir y, de tanto amor, se ofrendaron, no como dioses, sino como simples mortales, con más arrojo y decoro que sus contemporáneos.

Como ya apunté, el guión hábilmente estructurado pone al espectador ante una situación tensa y conmovedora, sin que falten los momentos de humor, mediante una cadena de acciones que lo va conmocionando hasta el desenlace; en ella el héroe gana su grandeza, justamente en su dimensión de hombre. Los héroes bromean (el gordo y su cubo de potaje), bailan (Ernesto-Nereyda/, Nereyda-El Gordo), luchan por otro mundo, pero no escapan a convenciones de su tiempo (los prejuicios que impiden relaciones prematrimoniales entre Carmen y Pino, o la petición de mano de Ernesto al padre de Nereyda).

Y la plasmación de la anécdota: la bien pensada fotografía de Adriano Moreno; la atmósfera de la época, dada en el intachable trabajo escenográfico, de ambientación y vestuario de Calixto Manzanares y Derubín Jácome. La música de Edesio Alejandro, que nos dice su parte desde la presentación y nos mantiene en situación a lo largo de la cinta. La cuidada y eficaz pirotecnia que tanta verosimilitud confiere a las difíciles escenas de acción armada. La edición que nos lleva al galope, nos deja descansar y nos vuelve a insertar en la trama. La actuación, donde hay una verdadera galería de buenas interpretaciones.

(…)

Fernando Pérez, por si mi juego pudo confundir a alguien, ni ha equivocado el camino, ni llegó tarde a sitio alguno; es un director de raza, que sabe muy bien para dónde va y cómo llegar a su destino. Sólo me resta agradecerle la agradable sorpresa que es Clandestinos, una película que no pasará inadvertida en ningún escenario internacional”. (Lourdes Pasalodos)


Premios

Coral a la mejor Opera Prima, actriz (I. Santos) en IX Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana (1987),

Premio mejor ópera prima en X Festival de Tashkent (1988),

Premios India Catalina al mejor filme, dirección  (compartido) y actuación masculina  (L. A. García) en XXVIII Festival de Cartagena (1988),

Premio Opera Prima otorgado por la Asociación Hermanos Saíz,

Premio a la mejor interpretación femenina (I. Santos) en IX Festival de La Habana (1987),

Premio Opera Prima otorgado por el Caimán Barbudo en La Habana (1987),

Premio Rubén Martínez Villena concedido por la UJC y el Ministerio de Cultura (1987),

Premio Opera Prima en X Festival de Taskent, URSS (1988), Primer Premio Catalina de Oro,

Premio (ex aqueo) a la mejor dirección, actuación masculina (Luis Alberto García) en XVIII Festival de Cartagena, Colombia (1988),

Premio al mejor guión en I Festival de Cine de San Juan, Puerto Rico (1988),

Premios a la mejor dirección, edición, banda sonora y premios ECITV-FAR y FMC en V Festival Nacional UNEAC, La Habana (1988),

Premio de actuación en cine a Isabel Santos y Luis Alberto García, mención a Rolando Tarajano, Susana Pérez y Amado del Pino en IX Concurso de actuación de la Asociación de Artistas Escénicos de la UNEAC, La Habana (1988).


Bibliografía

Ángel Rivero. Isabel Santos y Jorge Abello. Clandestinos. Revista Revolución y Cultura (9): 37-41; sept. ’87 (Opiniones del director, actriz principal y editor)

Azucena Isabel Plasencia Hernández. Clandestinos. Revista Bohemia (32): 10; 7 ag. ’87.

Azucena Isabel Plasencia Hernández. En la picota. Revista Bohemia (39): 7-8; 25 sept. ’87 (Entrevista con el director)

Diana León. Gracias al sol. Periódico Juventud Rebelde 9 Marzo ’88, p 11 (Entrevista con Luis Alberto García)

Enrique Valdés Pérez. El público dice sí. Revista Bohemia (36): 6-7; 4 sept. ’87.

Gustavo Gómez Gutiérrez. Clandestinos fuera del set. Revista Opina (109): 25-26; 15 oct. ’87 (Entrevistas a Isabel Santos y Luis Alberto García)

Jorge Calderón González. Clandestinos: el primer largometraje de ficción de Fernando Pérez. Revista Cine Guía (10): 1-3; oct. ’87

José Antonio Évora. Clandestinos descubiertos. Cuba Internacional (215): 13; nov. ’87.

María Helena Capote. Clandestinos. Periódico Granma Resumen Semanal (34): 6; 23 ag. ’87

Mario Naito López. La autenticidad que necesitamos. Revista Revolución y Cultura (10): 80-81; oct. ’87.

Mercedes Santos Moray. Clandestinos, un filme para la juventud. Periódico Trabajadores 4 ag. ’87: 5

Mercedes Santos Moray. Clandestinos: un proyecto largamente soñado. Periódico Trabajadores 11 ag. ’87: 5

Oscar Alonso. Un riesgo cada vez mayor. Alma Mater, Mayo-Junio ’98, p 3 (Entrevista con el realizador).

Rolando Pérez Betancourt. Clandestinos. Periódico Granma 10 Agost’87, p 6 (Crítica)

Rolando Pérez Betancourt. Clandestinos. Periódico Granma Resumen Semanal (34): 6; 23 ag. ’87.

Rufo Caballero, Joel del Río. No hay cine adulto sin herejía sistemática. Revista Temas 3; Jul-Sept ’95, p 10105, 107.

Sara Más Farías. Isabel, dentro y fuera de la pantalla. Periódico Granma 26 Sept’87, p 4 (Entrevista con la actriz Isabel Santos)

Temeroso pero triunfador. Periódico Juventud Rebelde 12 Jun’88, p 9 (Declaraciones del realizador)

Toni Piñera. Una ópera prima para varios. Periódico Granma 22 Jul’87, p 4 (Comentario)

Vivian Gamoneda. La ópera prima de ... Revista Cine Cubano (119): 80-86; ’87.

Related Entradas