Compañía Habana Industrial Cinematográfica

Cine pre-revolucionario Productoras

Siglas: CHIC, SA

Fecha de fundación: 11 de enero de 1939


Comentario

“Paralelo a la actividad desplegada por Películas Cubanas, S.A., Arturo del Barrio (Mussie) y Max Tosquella, se unieron a los inversionistas Justo Suárez, José Granda y Manuel M. González para fundar una nueva compañía que utilizaría en los rodajes los Estudios de la B.P.P. Pictures. Inconformes con el nombre de Popular Films de Cuba, S.A. estos amigos manifestaron a Gonzalo de Palacio su interés de producir una película y otra vez le tocó a este bautizar la empresa. El periodista sugirió el mismo nombre de la revista Chic de la que era entonces subdirector (Lorenzo de Castro era el dueño y director). Interrogado sobre qué representaban estas iniciales, respondió: Compañía Habana Industrial Cinematográfica (CHIC) y como tal fue constituida con fecha 11 de enero de 1939, para luego ser inscrita en el registro oficial del Archivo Nacional de Cuba el 16 de marzo. El argentino Manuel M. González (conocido como el Che González), uno de los gerentes, se jactaba de haber iniciado la realización de Las luces de Buenos Aires (1931), dirigida por el chileno Adelqui Millar, y de haber suscrito el contrato de Carlos Gardel para esta primera película que filmó en Les Studios Paramount, en Joinville-pont, Francia. Desde hacía varios años, Granda, interesado en el negocio de la distribución, era empresario del cine Regla.

Tosquella, al regreso de su recorrido por Estados Unidos, confirmó al periodista Jiménez Armengol la adquisición de los más perfectos aparatos para la novel compañía que tenía el firme propósito de “realizar cosas en grande” y, sobre todo, de un equipo sonoro que le “zumbaba el mango”. Producciones CHIC, como también se le conoció, abrió sus oficinas en la Manzana de Gómez no. 210, con Francois Betancourt de Valdés, establecido de nuevo en Cuba, en calidad de gerente de producción. El antiguo corresponsal en Hollywood de la revista Chic y supuesto exasistente de la Paramount incidió en que la nueva productora cubana contratara técnicos norteamericanos capacitados.

(…)

Impacientes por dar señales de vida no solo en documentos, sino en la pantalla, los miembros de la CHIC anunciaron el rodaje a fines de enero de 1939 de la “super-comedia musical” Ahora somos felices (1938)” (Arturo Agramonte, Luciano Castillo)


Fuentes

Arturo Agramonte, Luciano Castillo. Otro paréntesis: Producciones Chic. En Cronología del cine cubano II. Ediciones ICAIC, 2012, p 158

Related Entradas