Cuba baila

Año: 1960

País: Cuba

Género: Ficción

Formato: 35 mm

Tiempo: 81′

Color: Blanco y negro

Productora: ICAIC

Producción: José Fraga, Federico Amérigo

Dirección: Julio García-Espinosa

Guión: Julio García-Espinosa, Alfredo Guevara, Manuel Barbachano Ponce

Fotografía: Sergio Véjar

Operador: José Tabío

Edición: Mario González

Sonido: Eugenio Vesa

Asistente de dirección: Fernando Villaverde

Gerente general: Saúl Yelín

Escenografía: Rubén Vigón

Reparto: Raquel Revuelta, Alfredo Perojo, Vivian Gude, Humberto G. Espinosa (Humberto García-Espinosa), Eric Romay, Luciano de Pazos, Elena Bernal, Enrique de la Torre, Teté Blanco, Hedy Lluría, Nely Gómez, Wilfredo Fernández, Manuel Pereiro, José de la Cruz Llorens, Sindo Triana, Fausto Pinelo, Nidia Sarol, María Soledad Izquierdo, Caridad Méndez, Eloísa Garcerán, Pedro Duarte, Gladys Sintao, Francisco Rodríguez, Parmenia Silva, Rogelio del Castillo


Sinopsis

Para Néstor Almendros, “el conflicto de la madre que le quiere dar una buena fiesta a su hija en los quince y el dibujo certero de nuestra pequeña burguesía son genuinamente cubanos. Lo mismo se puede decir de la reconstrucción del ambiente. Hay gracia y sabrosura criolla en no pocos momentos. La música escogida por Urfé es una de las mejores cosas de la película”.  


Declaraciones del director Julio García-Espinosa

“Tuve dos encuentros importantes con Cesare; primero, antes de la Revolución, vinculados con el productor mexicano Manuel Barbachano Ponce y la sociedad cultural “Nuestro Tiempo”; Titón estaba trabajando en la cine-revista de La Habana (especie de filial de la mexicana). Yo, esporádicamente, pero nuestro afán era hacer cine en grande. Hice el argumento de Cuba baila para filmarlo durante la dictadura de Batista, cosa bastante ilusoria; entonces eran cuatro episodios que atendían sendas clases sociales: la burguesía, la clase media, trabajadores y campesinos vistos a través de la música. Se lo enseñé a Zavattini y me dijo que no estaba muy de moda la película de episodios. “Haz el de la clase media”, me dijo. Así lo hice, pero ni remotamente en aquel entonces. Se convirtió, como sabes, en la primera película que se hizo en la Revolución. Fue una experiencia inolvidable ver a Zavattini crear una historia de la nada, ad libitum, caracterizar un personaje; era todo un espectáculo. No era un profesor ortodoxo, sostenía una comunicación visceral. (…) Me hubiera gustado ir a la premier de Cuba baila pero eso me hubiera causado una ruptura en el ritmo de trabajo de El joven rebelde y no pude ausentarme. Pero más que en la premier, hubiese querido estar de incógnito en cualquier proyección popular para haber visto la reacción del público. Una vez se hizo una proyección sorpresiva de la película en un cine de La Habana. Se dijo al público que en vez de proyectar la película programada se pasaría una película cubana. Al principio se notó el descontento de quienes estaban acostumbrados a recibir el más innoble bagazo en las producciones cubanas. A medida que la proyección avanzaba, los comentarios se fueron haciendo favorables. Y al final, el público estaba satisfecho. Fue un triunfo y una satisfacción. Es muy sano e imprescindible este contacto personal entre el director y su público. Hay que conocer sus motivaciones, sus reacciones y sus opiniones. Nunca traicionarlo con intelectualismos burgueses ajenos a él. El cine cubano está dirigido por los intereses del pueblo. Obreros y campesinos y, unidos a ellos, los elementos más sanos de la población, dan fuerza y carácter a nuestra naciente cinematografía. Hay que trabajar con ellos, para ellos.”


Premio:

Diploma de Honor. XIV Festival Internacional del filme, Locarno, Suiza (1961) 


Bibliografía:

Alejandro Leyva. Extranjeros en el cine cubano. En “Coordenadas del cine cubano 1”, pp 193-205

Alfredo Guevara. Revolución es lucidez. Ediciones ICAIC, La Habana ’98, p 190.

Arturo Agramonte. Cronología del cine cubano. Ediciones ICAIC, La Habana, 1966, p 124.

Faustino Canel. El ICAIC y el nacimiento de la industria cinematográfica cubana. Bohemia 52 (49): 100-104; 4 dic. ’60

Fausto Canel. Nace el ICAIC. Bohemia (42): 24-25; 16 oct ’64

Frank Padrón Nodarse. Dos reyes en Pueblo Mocho (Entrevista con Julio García Espinosa). Revista Revolución y Cultura Nro. 1/ 95, pp 32-33.

Memorias de Cuba baila. (Selección de textos: Dolores Calviño, Mario Naito). Ediciones ICAIC, La Habana, 2011

Michael Chanan. The Cuban Image. Cinema and Cultural Politics in Cuba. BFI Publishing, London 1985, p 111, 116, 145.

Néstor Almendros. Cuba baila, el segundo largometraje del ICAIC se estrena en breve. Bohemia 53 (13): 90 mar 26 ’61

Néstor Almendros. Cuba Baila. Bohemia 53 (16): 88-89, 96. Abril 16 ’61 (Crítica)

Related Entradas

Total de visitas: 608 - Visitas totales diarias: 2