El retrato (1963)

Ficción ICAIC

País: Cuba

Género: Ficción

Formato: 35 mm

Tiempo: 15’

Color: Blanco y negro

Productora: ICAIC

Producción: Mario Velázquez

Dirección: Humberto Solás, Oscar Valdés

Guión: Humberto Solás, Oscar Valdés, basado en un cuento de Arístides Fernández.

Fotografía: Tucho Rodríguez

Edición: Nelson Rodríguez

Música: Leo Brouwer

Sonido: Carlos Fernández

Reparto: Pedro Rentería, María Cristina Álvarez


Sinopsis

Un pintor en busca de inspiración persigue a una mujer imaginaria cuya imagen encuentra en un retrato, en una casa abandonada.  


Declaración del director Humberto Solás

“El retrato fue mi tercer filme de corta duración durante el período de los sesenta. Significó un ejercicio de estilo que tuvo como premisa literaria un débil cuento, titulado igualmente, de uno de los más grandes pintores de este siglo, o sea, de Arístides Fernández. Hay en El retrato anuncios de mis obras posteriores, sobre todo en cuanto a cierta pasión por la elocuencia de las locaciones y también una desmesura propia del romanticismo tardío. Mi colaboración con Oscar Valdés fue en extremo simpática y contradictoria a la vez. A Oscar le interesaba de este filme, en todo caso, el espíritu de thriller que él podía elaborar con el cine que a él le apasionaba, o sea, el cine norteamericano de las décadas de los treinta y los cuarenta, y al cual rindió homenaje en sus grandes documentales realizados a posteriori. Por mi parte, yo estaba ya marcado por la experiencia europea y sobre todo la italiana, de manera que pienso de que, a pesar de que ello podría considerarse como una desventaja, supongo que El retrato me pertenece más a mí que a Oscar”


Declaración del editor Nelson Rodríguez

“El retrato era un ejercicio que estaba muy bien hecho, de una manera muy académica y con mucho talento. Era muy plástico todo. Ahí me equivoqué en el sonido. Hubo un problema con eso. La música que le pusimos la primera vez era un concierto de Bela Bartok, y cuando fuimos a verlo para realizar la mezcla, la música se comía completamente la historia. Tanto Oscar como Humberto dijeron que esa música no le pegaba. Esa fue nuestra primera colaboración con Leo Brouwer.

La grabación para El retrato la recuerdo como una de las experiencias más bonitas de esa época. Nos fuimos para el estudio de sonido de Cubanacán con la película editada, y Leo cogió la guitarra y una botella de ron e improvisó sobre la imagen, después de ver aquello un par de veces. Nos sentamos en una banquetita y grabamos en 35 mm directo los masters de la música. Su improvisación era mágica. Los temas los tocó solo a guitarra. Todos quedamos fascinados con aquello”

“El retrato, de Oscar Valdés y Humberto Solás recrea la atmósfera de un cuento de Arístides Fernández. Es curioso como el documental en los últimos años ha influido de manera decisiva en el cine de ficción y a su vez, éste en el documental. Sin embargo, hasta ahora, los resultados más esperanzadores están en aquellas películas donde la influencia del documental es determinante. El retrato, que narra la historia de un artista en pos de la belleza ideal, de la belleza en abstracto, recrea con el solo auxilio de la música, de los efectos y, sobre todo, de la imagen –lograda fotografía de Tucho Rodríguez- la atmósfera de misterio, de encanto y de poesía que exige el cuento. Este es su mérito principal, aunque no lleguemos a conmovernos con el romanticismo fuera de época que impregna toda la historia”


Bibliografía:

Julio García-Espinosa. Nuestro cine documental. Revista Cine Cubano Nro. 23-24-25, pp 3-21

Luciano Castillo. Ninguna película es mía, pertenecen al director (Entrevista al editor Nelson Rodríguez). En “A contraluz”. Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2005, pp 60-61

Luis Ernesto Flores González. Tras la huella de Solás. Ediciones ICAIC, Año 2000, p 21

Luis M. López. Noticias del cine. Bohemia 12: 22; mar ’63; p 96

Mercedes Santos Moray. Tiene la palabra Oscar Valdés. Revista Cine Cubano Nro. 123, pp 11-16.

Related Entradas