Giselle

Año: 1964

País: Cuba

Género: Ficción

Formato: 35 mm

Tiempo: 88’

Color: Blanco y negro

Productora: ICAIC

Producción: Raúl Canosa

Dirección: Enrique Pineda Barnet

Guión: Enrique Pineda Barnet

Argumento: Ballet en dos actos con libreto de Vernoy de Saint Georges, Teophile Gautier, J. Coralli

Fotografía: Antonio Rodríguez

Edición: Carlos Menéndez

Sonido: Eugenio Vesa, Adalberto Jiménez, Marcos Madrigal

Reparto: Alicia Alonso, Azari Plisetski, Fernando Alonso, José Parés, Mirta Plá, Loipa Araujo, Cuerpo de Baile del Ballet Nacional de Cuba.


Sinopsis

El ballet homónimo interpretado por la prima ballerina Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba. Un joven de la nobleza, Albretcht, se disfraza de campesino para conquistar el amor de Giselle, una inocente aldeana. Ella danza feliz pese a los consejos de su madre, que teme por su delicada salud. El guardabosque, enamorado pero rechazado por ella, para vengarse, descubre ante todos los engaños de Albretcht. Al conocer la verdad, Giselle pierde la razón. En el bosque, aparecen las Willis, almas en pena de doncellas que murieron antes de su boda y que hacen danzar a los hombres que atrapan hasta su muerte.  


Declaración del director Enrique Pineda Barnet

“La película trata de fijar para el futuro la creación de Alicia Alonso y de su grupo en Giselle. Entiendo que para esto había tres posibilidades. La primera sería registrar simplemente todo lo que sucede en el escenario, manteniendo el punto de vista de un espectador ideal, situado en el mejor sitio de la sala. La segunda sería llevar a cabo una labor de interpretación, es decir: deformar el ballet, convertirlo en un hecho artístico nuevo. Y la tercera, que es la que hemos adoptado, la de tomar la puesta en escena de Giselle y buscar en ella una coherencia con el cine. Será una película sobre la puesta en escena del ballet, permitiéndose la creación dentro del tiempo y el espacio del ballet mismo. En la imagen buscaremos expresar el espíritu y la atmósfera poética, la idealización de la realidad, llevando a primer plano un romanticismo moderno, tratando de convertir el detalle sentimentaloide en gracilidad y frescura de una época.”


Declaraciones de Alicia Alonso sobre el documental

“Tengo predilección por este ballet, pues representa un reto para todo ballerina. Hay que bailarlo con una técnica perfecta y difícil y al mismo tiempo sentir el drama. Es un ballet que ha llenado varia partes de mi vida. La primera vez que lo bailé fue cuando yo estaba en el American Ballet Theatre. La primera ballerina se había enfermado y hube de suplirla. Me vi obligada a bailar Giselle con sólo una semana de ensayo.

(…)

(Este primer encuentro con el cine) es una experiencia nueva y emocionante, porque me ha hecho descubrir muchas cosas, más que sobre el cine, sobre el ballet mismo. Hemos tenido que volver a estudiar la obra, que profundizar en su tema, en sus personajes, en la forma.

Y luego, la filmación es dura y laboriosa. Uno de los principales inconvenientes, que hemos tenido que superar a base de concentración, ha sido el carácter fragmentario del registro de la escena. En una función hay un desarrollo continuo, que permite el natural proceso de expresión de las pasiones. Aquí las interrupciones constantes lo sacan a uno del drama, y para la siguiente toma hay que volver a crearse el estado de ánimo que exigen la situación y el personaje.

Pero vale la pena pasar estas dificultades, porque así quedará algo que alcanzará a muchos públicos, aun los más humildes, y que quedará para los bailarines y los artistas que vengan después de nosotros. El cine se presta mucho al ballet, porque los dos son artes de movimiento”


Fernando Alonso sobre el documental

Nosotros creemos que esta experiencia es importante porque nos permite crear el movimiento de la danza, ante los ojos del público, de otra manera que como se ve en el escenario. Esto nos ha planteado nuevos problemas. Vimos, por ejemplo, que teníamos que dar otro tiempo a los movimientos, porque al aparecer en la pantalla se veían exagerados. Hubo que atenuar mucho los gestos, porque la cámara es más analítica que la mirada del espectador que está en el patio de butacas. Afortunadamente, Pineda Barnet es muy talentoso, muy serio en su trabajo, y ha sabido resolver estas dificultades”


Premio:

Diploma al Mérito, a Enrique Pineda Barnet. Otorgado por el Jurado del Dance Films Award Competition. Dance Films Association Inc. New Yory, Estados Unidos, 1979. 


Bibliografía:

Giselle entra en el cine. Revista Cine Cubano Nro. 24-31.

Related Entradas

Total de visitas: 236 - Visitas totales diarias: 3