Otras maneras de pensar el cine cubano

Libros Libros Editorial Oriente

Autor: Juan Antonio García Borrero

Editorial: Editorial Oriente

Año: 2009

Editor: Consuelo Muñiz Díaz

Prólogo: Michael Chanan

Diseño: Sergio Rodríguez Caballero

Composición digitalizada: Virginia Pacheco Lien

Páginas: 183


Prólogo:

“Cuando pienso en los treinta años transcurridos desde que vine a Cuba por primera vez para investigar su cine, me parece en ocasiones un sueño. Había una isla bajo el sol. Tenía una revolución. Creó una nueva sociedad, dedicada a la justicia social… y a hacer películas. Sería un nuevo tipo de cine, que iría más allá del escapismo por receta de las producciones comerciales. Reivindicaría el cine como arte al revolucionar a la vez la manera de producirlo y la de representarlo, para mostrar así una mirada fresca sobre la realidad social ante la cámara. Cuestionaría tanto si la realidad reflejada en la pantalla era auténtica, como si esa realidad era en sí misma suficientemente buena. El cine es el vehículo perfecto para este tipo de aspiración. Es una forma de expresión de los sueños colectivos que deposita sus imágenes en el subconsciente cultural de la sociedad.

No hay nadie que conozca más acerca de este cinema de sueños que Juan Antonio García Borrero. Da la impresión de saberlo todo, y de todos, y todavía más. Pero no se trata simplemente de un conocimiento enciclopédico. Sus palabras de alerta combinan memoria y reflexión. La memoria debe ser recuperada de la erosión del tiempo, mientras la historia que se rescata así a la luz puede ser valorada, interrogada, re-imaginada (recreada), porque el pasado, para decirlo con las palabras iniciales de El mensajero, “es un país extranjero; las cosas son diferentes allí”.

Esto es inevitable, especialmente en una sociedad que ha atravesado el proceso que Santiago Álvarez llamó “subdesarrollo acelerado”, uno de cuyos efectos es hacer más rápido el relevo entre generaciones, de forma tal que los sueños del pasado no son más los sueños del presente, los de nuevas generaciones cuya experiencia es diferente precisamente porque hubo una revolución. García Borrero es un crítico de cine de la primera generación que creció por entero dentro de la Revolución. No es casual quizás que represente una nueva especie de historiador fílmico, que insiste en los valores de un academicismo depurado pero los aplica con el oído puesto en las inquietudes contemporáneas acerca de la contradicción y la paradoja inscritas en terrenos culturales como el cine. Él cree que cuestionar la sociedad es una función intrínseca del cine, y que la representación de la realidad social en la pantalla es más rica cuanto más crítica. Es un decidido partidario de la idea de que el ojo del cineasta no ha sido nunca, ni podrá ser, inocente, tal como dice en uno de los post colgado en su blog “Cine cubano, la pupila insomne” (otro indicador de su contemporaneidad).* Esto lo lleva inevitablemente a la insistencia en revisar la historia del cine cubano, para rescatar sus olvidos, reconstruirlo desde su misma base, para volver a ver y reevaluar sus filmes en lugar de repetir juicios críticos de segunda mano. El presente libro es una importante contribución a este propósito. Es, de hecho, una lectura esencial.

Michael Chanan (Londres, 28 de junio de 2009)


Premios

Premio de la Crítica Literaria 2010

Related Entradas