Papeles son papeles

Año: 1966

País: Cuba

Género: Ficción, Comedia

Formato: 36 mm

Tiempo: 90’

Color: Blanco y negro

Productora: ICAIC

Producción: Humberto Hernández

Dirección: Fausto Canel

Guión: Gloria Parrado, Fausto Canel

Idea original: Tomás Gutiérrez Alea

Fotografía: Jorge Haydú

Edición: Carlos Menéndez

Música: Leo Brouwer

Sonido: Eugenio Vesa, Raúl García, Carlos Fernández, Emilio Ramos

Reparto: Reinaldo Miravalles, Sergio Corrieri, Lilliam Llerena, Elio Martín, Manuel Pereiro, René de la Cruz, Carlos Ruiz de la Tejera, Olga Navarro, Salvador Wood, Ugo Ulive


Sinopsis

Comedia sobre el tema del cambio de la moneda y el contrabando de dólares realizados por contrarrevolucionarios para salir de Cuba durante los primeros años de la Revolución.


Declaraciones del director Fausto Canel

“Entonces dije: “Creo que Papeles son papeles era una necesidad. Yo necesitaba asegurarme de que podía dominar el oficio. El género de Papeles (el cine de acción) es uno de los más difíciles y por lo tanto era un buen aprendizaje. Esto con respecto a la técnica cinematográfica; también era un intento de recrear personajes; tratar de expresar visualmente personajes intrínsecamente cubanos.

(…)

Por definición: si se logra profundidad en los personajes, su problemática tiene valor universal. Por supuesto que con Papeles son papeles no pretendía hacer una película conceptual.

(…)

Papeles son papeles es algo completamente distinto a Desarraigo, es una tragicomedia. Trata de un grupo de tipos que se ponen de acuerdo para aprovecharse de la realidad revolucionaria en beneficio propio. De alguna manera, representan cuatro niveles de la burguesía. Es un guión original basado en hechos ciertos.

(…)

Creo que el cine cubano tiene que ir a la expresión de una problemática verdaderamente extraída de la realidad nacional. Quiero decir que no creo que sea un problema de géneros, ni tampoco el plantearse a priori hacer un cine “popular”. Creo que, si se expresan temas y problemas que de verdad le atañen al público, las películas cubanas llegarán, emocionarán, harán pensar al público, aunque hayan sido expresadas en un lenguaje innovador.”

Ahora pienso que Papeles son papeles fue un cauto movimiento para evadir la censura fundamentalista que cada día se hacía más fuerte.  Después del caso PM, y siempre buscando un Ministerio de Cultura que nunca conseguirá, Alfredo Guevara se convirtió en la figura principal de una cultura revolucionaria abierta.

Dio márgenes de libertad de expresión que ningún otro funcionario se atrevió a dar y convenció a Castro de que un cine cubano atrevido y crítico era la mejor propaganda ante los intelectuales de izquierda europeos en el momento en que Cuba necesitaba su apoyo para lanzar la guerrilla guevarista en Bolivia.

Esa es la razón fundamental de que se pudiesen hacer en esa época películas tan críticas como Desarraigo y Memorias del subdesarrollo. Pero ya para 1966 los vientos comenzaban a cambiar de rumbo. Y con la muerte del Ché, en 1967, cambiarían totalmente, dando paso a la Ofensiva Revolucionaria de 1968, es decir, la “stalinización” del país.

Hacer crítica abierta, como hice en Desarraigo, era ya imposible. De modo que, utilizando una idea de Tomás Gutiérrez Alea y con la ayuda de la escritora Gloria Parrado, concebí una película en la que los principales protagonistas eran contrarrevolucionarios, vuelta de tuerca que colocaba al espectador en la curiosa situación de seguir con simpatía las anécdotas de unos fuera de la ley revolucionaria y de apoyar a personajes a los que normalmente, en la asamblea obrera de sus centros de trabajo, por ejemplo, hubiesen atacado como enemigos. Para mí, dadas las circunstancias, ya era suficiente. Papeles son papeles fue un éxito de taquilla.   


Bibliografía:

Alejo Beltrán. Habla Fausto Canel. Granma 2 (131): 7; viernes 13 may ’66, foto (Entrevista con el director)

Alejo Beltrán. Papeles son papeles. Granma 2 (166): 10; Viernes 17 de jun ’66, fotos (Crítica)

Bernardo Callejas. Papeles son papeles. Granma 2 (170): 10; Martes 21 de junio ’66, fotos (Crítica)

Emmanuel Vincenot. Desarraigo (1965), Papeles son papeles (1966). Preguntas a Fausto Canel. En “Le Cinéma cubain: identité et regards de l’intérieur ». Coordinada por Sandra Hernández. Pp 93-100.

Michael Chanan. The Cuban Image. Cinema and Cultural Politics in Cuba. BFI Publishing, London 1985, p 143

Related Entradas

Total de visitas: 55 - Visitas totales diarias: 2