PM (1960)

Documental

Año: 1960

Tiempo: 16’

Formato: 16 mm

Género: Documental

Color: Blanco y Negro

Productora: Independiente

Dirección: Orlando Jiménez Leal, Sabá Cabrera Infante

Producción: Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal

Fotografía: Orlando Jiménez Leal

Fecha de estreno: 1961 (en la televisión).


Sinopsis

Una cámara describe la noche habanera en la zona del puerto, con los hombres y mujeres dejándose llevar por la música, el alcohol, el placer… Realizado con luz ambiente y sonido grabado en las locaciones, a la manera del cine underground. El documental fue censurado por el ICAIC en el año 1961, provocando el conocido encuentro de Fidel Castro con los intelectuales, y la famosa frase: “Dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”.


Comentarios

“He aquí una película corta cubana que resulta una auténtica joya del cine experimental. Comencemos por recomendarla entusiasmados. Bien pocas veces, si no ninguna, el espectador habrá tenido la oportunidad de ver una película nuestra que haya llegado tan hondo en la realidad de un aspecto popular.

Y, ¿qué es Pasado Meridiano? Pues sencillamente un pequeño film (dura unos quince minutos) que recoge fielmente toda la atmósfera de la vida nocturna de los bares populares de una gran ciudad. La cámara bisturí se traslada como un noctámbulo incansable de Regla, en la lancha al puerto de La Habana, y a los cafés de Cuatro Caminos, para terminar en los timbirichis de la Playa de Marianao y de nuevo a Regla. El procedimiento no ha podido ser más simple: es el del cine espontáneo, el “free cinema” de tanto auge ahora en el mundo.

(…)

Pasado Meridiano es documento visual y sonoro, pero documento donde ocurre también una transfiguración poética de hechos que son comunes, que vemos todos los días. PM es enormemente realista, pero es también enormemente poética” (Néstor Almendros).


Fidel Castro sobre el documental en el encuentro con los intelectuales

“Se discutió mucho el problema de la película. Yo no he visto la película, aunque tengo deseos de ver la película. Yo no he visto la película, tengo curiosidad por ver la película. ¿Que fue maltratada la película? En realidad creo que ninguna película ha recibido tantos honores y que ninguna película se ha discutido tanto.

Aunque nosotros no hemos visto esa película nos hemos remitido al criterio de compañeros que la han visto, entre ellos el criterio del compañero Presidente, el criterio de distintos compañeros del Consejo Nacional de Cultura. De más está decir que es un criterio y es una opinión que merece para nosotros todo el respeto; pero hay algo que creo que no se puede discutir y es el derecho establecido por la ley a ejercer la función que en este caso desempeñó el Instituto de Cine o la Comisión Revisora. ¿Se discute acaso ese derecho del Gobierno? ¿Tiene o no tiene derecho el Gobierno a ejercer esa función? Para nosotros, en este caso, lo fundamental es, ante todo, precisar si existía o no existía ese derecho por parte del Gobierno; se podrá discutir la cuestión del procedimiento, como se hizo; determinando si no fue amigable, si pudo haber sido mejor un procedimiento de tipo amistoso; se puede discutir hasta si fue justa o no justa la decisión. Pero hay algo que yo no creo que discuta nadie y es el derecho del Gobierno a ejercer esa función, porque si impugnamos ese derecho entonces significaría que el Gobierno no tiene derecho a revisar las películas que vayan a exhibirse ante el pueblo.

Y creo que ese es un derecho que no se discute. Hay además algo que todos comprendemos perfectamente: que entre las manifestaciones de tipo intelectual o artístico hay algunas que tienen una importancia en cuanto a la educación del pueblo o a la formación ideológica del pueblo, superior a otros tipos de manifestaciones artísticas. Y no creo que nadie pueda discutir que uno de esos medios fundamentales e importantísimos es el cine como lo es la televisión. Y, en realidad, ¿pudiera discutirse en medio de la Revolución el derecho que tiene el Gobierno a regular, revisar y fiscalizar las películas que se exhiben al pueblo? ¿Es acaso eso lo que se está discutiendo?”


Comentario

“La cuestión de la censura en la Cuba posrevolucionaria fue planteada muy pronto por una modesta experiencia de free cinema aplicada a la vida nocturna en la zona portuaria habanera (P.M., Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal, Cuba, 1960). En esa ocasión, fue pronunciada la frase que debía supuestamente marcar los límites de la libertad de expresión consentida: “Dentro de la Revolución, todo; fuera de la Revolución, nada” (Fidel Castro, “Palabras a los intelectuales”, 1961). Independientemente del ajuste de cuentas entre sectores intelectuales rivales en pugna por el poder en el ámbito de la cultura y los medios (ICAIC, o por lo menos su director, Alfredo Guevara, contra Lunes de Revolución), el incidente revela el severo control al que sería sometido el documental durante las décadas siguientes. Cuando vemos hoy P.M., resulta difícil entender qué era lo que podía motivar en mayo de 1961 la censura de un cortometraje ya presentado en la televisión. Desde luego, la película no cuadraba con el clima de movilización permanente ni mucho menos con una visión edificante del proletariado portuario. En ese sentido, lo que molestaba no era tanto lo que contenía, sino lo que no tenía, lo que dejaba fuera. P.M. estaba descomprometido con cualquier misión mesiánica adjudicada al cine, en un momento en que todo necesitaba pasar por el filtro de las justificaciones ideológicas. Y el documental, justamente, era un terreno minado, disputado por diversos organismos” (Paulo Antonio Paranaguá, Cine documental en América Latina)


Bibliografía

Castro Ruz, F. (1980). Palabras a los intelectuales. En Revolución, Letras, Arte. La Habana, Cuba: Editorial Letras Cubanas, pp 18, 19

Paranaguá, P. A. (2003). Orígenes, evolución y problemas. En P. A. Paranaguá (Ed.), Cine documental en América Latina. Málaga, España: Ediciones Cátedra, p 48

Related Entradas