Tránsito

Año: 1964

País: Cuba

Género: Ficción

Formato: 35 mm

Tiempo: 80’

Color: Blanco y negro

Productora: ICAIC

Producción: Mario Velázquez

Dirección: Eduardo Manet

Guión: Eduardo Manet

Fotografía: Ramón F. Suárez

Edición: Nelson Rodríguez

Sonido: Eugenio Vesa Figueras, Germinal Hernández, José Luis Antuña

Reparto: José Antonio Rodríguez, René de la Cruz, Carlos Ruiz de la Tejera, Ofelia González, Delfina Espinosa, Regina Rosié, Miñuca Naredo (Miñuca Villaverde), Darío Cañas, Carina Vidal, Mario Rodríguez Alemán, Mario Velázquez, Orlando Quiroga, Olivia Alonso, Alicia Bustamante, José Tain, Omar Valdés, Asseneh Rodríguez


Sinopsis

Un médico comprometido con la contrarrevolución decide fugarse en una lancha. Un amigo delincuente lo introduce en una modesta familia revolucionaria para encubrirlo. Durante los acontecimientos se reflejan aspectos de una sociedad en transición. 


Declaraciones del director Eduardo Manet

“Como yo creo en el oficio, considero (sin ninguna falsa modestia) esta cinta como una experiencia ‘escolar’. Pero como realizar una película (aún esa a bajo costo) significa un gasto de tiempo, labor y dinero enormes, he tratado de que esa experiencia pueda venderse. Es decir, estaré seguro de haber alcanzado un cierto nivel de profesionalismo en la medida en que esa película ‘llegue’ al público.

(…)

La última y  más importante lección aprendida con Tránsito es un un poco pesimista: nunca se tienen suficientes conocimientos (técnicos, culturales) para realizar una buena película. Ese algo que ‘falla’ debe ser la desesperación de todos los cineastas que no se tomen por Atila

(…)

La idea de rodar mi primer largometraje con un presupuesto mínimo fue el motivo determinante que dio base al guión. La “maquinaria creativa” se manifestó pues, de la siguiente manera: tengo $80000 para realizar un filme (equivalente del presupuesto mínimo con que trabaja la “Nueva Ola” en Francia): ¿qué puedo hacer para no aumentar el costo? En primer lugar: no filmar en el interior de la Isla para evitar los gastos de transporte, dietas, etc. Circunscrito a La Habana, donde ya tanto film se ha hecho: ¿qué locaciones escoger? Unas no muy “tocadas” y que ofrezcan, al mismo tiempo, ciertos atractivos pintorescos para la fotografía. La elección no se hizo esperar: Casablanca, al otro lado de la bahía, ofrecía todos los requisitos. En segundo lugar: filmar enteramente en locaciones naturales, ya que la realización de decorados lleva en sí gastos escenográficos y de utilería. En tercer lugar: reducir el número de los actores y evitar el exceso de extras (dos capítulos que se “comen” la mayor parte del presupuesto). En cuarto lugar: situar la acción en la actualidad para evitar las dificultades de “reproducción” de época. En quinto lugar: tratar de disminuir el equipo técnico tanto en hombres como en materiales. Y en sexto lugar, prever acciones no muy complicadas de realizar para ganar tiempo en la filmación. Así, teniendo en cuenta esos seis puntos nació Tránsito.

(…)

Unos párrafos de un discurso del Comandante Fidel Castro en el que hablaba de la supervivencia de viejos hábitos en nuestra nueva sociedad, sirvieron de motor al argumento. Efectivamente nos hallamos en un período de transición en el que padecemos, aún ciertos lastres dejados por la sociedad burguesa. En lo humano, eso se traduce por un despliegue de “posiciones” muy variadas entre los individuos que viven en nuestro país.

(…)

El peligro, a la hora de realizar la película, consistiría en caer en la tentación de lo explicativo, de lo psicológico. Opté, entonces, por un estilo “cortado” en que cada secuencia tuviera su propia “situación”, de esa manera podía sentirme seguro de no perder ritmo, cosa absolutamente imperdonable en una película de ese tipo. Las acciones rápidas, la idea que servía de base, fundamental, decidieron el título: Tránsito. Nos encontramos más tarde con que la mayoría de la gente asociaba el nombre de la película con la idea de “tráfico callejero” y no con la de transición. Hubo el momento de dudas en que se barajaron varios nuevos títulos, pero al final, nos dimos cuenta que el primero era el justo y el único capaz de expresar la temática del filme. Y así quedó.

(…)

Como diría Tomás Gutiérrez Alea, no sin cierta ironía, Tránsito aprovechó los experimentos realizados por Ramón F. Súarez y su equipo en los largometrajes Las doce sillas y Cumbite. Es exacto. Gracias a esos dos filmes anteriores, Súarez pudo no sólo alcanzar mayor dominio en su estilo y una visión más clara de cómo resolver con rapidez los problemas fotográficos planteados durante la filmación, sino que supo (y estos es fundamental) integrar un grupo de gente que respondía a sus peticiones con celeridad.”


Comentario de Tomás Gutiérrez Alea

“La película Tránsito que Manet acaba de filmar, se inscribe dentro de ese tipo de producción ligera que no pierde de vista el valor del cine como espectáculo y que en fin de cuentas formará la base de nuestra industria”.


Bibliografía:

Eduardo Manet. Entrevista. Revista Cine Cubano Nros. 23-24-25, p 76.

Eduardo Manet. Tránsito, autopista de un film. Cine Cubano (18): 1-6; feb. ’64

Luis M. López. La cebra lo invita a leer. ¿Qué es un film?. Bohemia (48): 27-28; 27 nov. ’64 (Crítica)

Luis M. López. La ruta del nuevo cine. Bohemia (33): 25; 14 ago. ’64.

Michael Chanan. The Cuban Image. Cinema and Cultural Politics in Cuba. BFI Publishing, London 1985, p 143.

Tomás Gutiérrez Alea. Entrevista. Revista Cine Cubano Nros. 23-24-25, p 71

Related Entradas

Total de visitas: 324 - Visitas totales diarias: 1