Un oficio del siglo XX

Autor: Guillermo Cabrera Infante

Editorial: Ediciones R

Año: 1963

Páginas: 527

Lugar: La Habana

Diseño: Raúl Martínez

Dibujos: Sergio y R. M.

Palabras del interior de cubierta:

“Con el tiempo he llegado a detestar estas crónicas: tengo de ellas no una opinión justa pero justiciera. Durante años fui un lector obligado de G. Caín. No que amara sus crónicas ni que el cine me interese de veras (cada día me gustan menos las críticas de cine, porque cada día me gustan más las mujeres: mientras más películas veo, más comprendo a mi perro), sino que yo era corrector de pruebas por el tiempo en que Caín era crítico de cine: lo he dicho antes: nunca me cansaré de llorar sobre mi aciaga suerte. En medio del camino de mi viuda… vida, me vi forzado a internarme en la selva salvaje de las críticas, pero salí de ella, afortunadamente, tan inmaculado (para robar a Caín: ladrón que roba a ladrón) como el carnero –aunque con mucha menos lana. La perdí entre mis odios, porque detestaba la suficiencia de Caín, su pedantería elefantina, su empeño en la mentira organizada, su juventud y su egolatría- su constante referirse a sí mismo en tercera persona no es más que un formidable disfraz de su mismo oficio de cronista: parejas excusas para el aborrecimiento que para la admiración”

Related Entradas