Asamblea General

Año: 1960

País: Cuba

Género: Documental

Formato: 35 mm

Tiempo: 14’

Color: Blanco y negro

Productora: ICAIC

Producción: Antonio Henríquez

Dirección: Tomás Gutiérrez Alea

Fotografía: Camarógrafos del ICAIC

Edición: Ángel López

Sonido: Departamento de Sonido del ICAIC.


Sinopsis

El 2 de septiembre de 1960 Fidel Castro proclama lo que hoy conocemos como la Primera Declaración de La Habana. Se trata de una respuesta a la declaración que días antes habían hecho contra Cuba los países miembros de la OEA. 


Declaración de Tomás Gutiérrez Alea, director

“Aquel acto, dentro de todas las concentraciones que se realizaban en La Habana, cobraba especial importancia porque representaba el comienzo del bloqueo a que fuimos sometidos y el aislamiento de nuestro propio continente. El documental comienza temprano en la mañana, cuando la plaza está siendo preparada para el acto. Poco a poco llega la gente, el pueblo va creciendo, hasta que el último plano, desde lo alto del monumento a Martí, es la imagen de aquella multitud impresionante. Entre ese principio y ese final lo que se desarrolla son imágenes que muestran la relación de la gente con las palabras de Fidel. Te diré que alguna gente no estaba de acuerdo en que no incluyéramos una narración. (Entrevistadora: ¿Por qué?) Porque eso era lo habitual en nuestros documentales. Argumentaban que había que ubicar con datos la situación para que fuera mejor comprendida. No tenían confianza en la imagen, en las posibilidades del cine”.


Julio García-Espinosa sobre el documental

“Los trabajos realizados por mí pertenecen todos a esa primera etapa y todos, por lo tanto, están sujetos a un tipo de análisis similar. Gutiérrez Alea, sin embargo, realiza posteriormente Asamblea General, donde sin dudas hay más fluidez, y al mismo tiempo un sentido cinematográfico más consciente. Asamblea General es un documental más elaborado. La estructura del filme es similar a la estructura que va desarrollando espontáneamente el propio evento. La concentración efectuada en la Plaza de la Revolución para respaldar la Primera Declaración de La Habana es un hecho de indiscutible trascendencia. El director no se propone divulgar una noticia ni mucho menos el texto de la Declaración. El director testifica el acto. No excluirá el texto de la Declaración –base promotora de la Asamblea- pero habrá de tratarlo como algo vivo, susceptible de descubrir en él la relación existente entre la Declaración y la voluntad colectiva. El director analizará la fuerza actual de la participación popular en la cosa pública y, lo más importante, mostrará esa fuerza no como una masa informe y despersonificada, sino como una suma de individuales. En todo ello será precisamente donde encontraremos la trascendencia del acto. Trascendencia que el director no fabricará a priori, sino que irá testificando en los gestos, en las expresiones, en las situaciones que la propia concentración irá creando. No necesitará por lo tanto de ningún recurso retórico. Ni texto elaborado, ni música que subraye por su cuenta la importancia del acto, ni una imagen forzada a crear artificialmente el gesto trascendente. Es así que esta Asamblea General es de los primeros documentales en que la cámara comienza a moverse con más libertad y a mostrarse de una manera más orgánica en la estructura del filme”. 


Premio:

Premio al mejor programa. IV Festival Internacional de Cine Documental y de Cortometraje. Leipzig, R.D.A., 1961. 


Bibliografía:

Chanan, Michael. Cuban Cinema. Londres-Minneapolis, University of Minnesota Press, 2003, p 131.

Julio García-Espinosa. Sobre nuestro cine documental. Revista Cine Cubano, Nro. 23-24 (1964)

Silvia Oroz. Tomás Gutiérrez Alea: los filmes que no filmé. Ediciones Unión, La Habana, 1989, pp 34.

Related Entradas