Juan Padrón

(n. Matanzas, 29/ enero/ 1947- m. La Habana, 24 de marzo de 2020). Caricaturista, ilustrador, historietista y guionista, considerado uno de los más destacados animadores cinematográficos cubanos. A él se debe el popular personaje de Elpidio Valdés. Creador además de las series animados humorísticos Filminuto y Quinoscopio, este último en colaboración con el argentino Joaquín Lavado “Quino”. Su largometraje Vampiros en La Habana es un clásico del género en Cuba. Su obra ha recibido numerosos premios, incluidos varios Corales.


Marta Díaz y Joel del Río sobre Juan Padrón

“Como buena parte de los directores de animación en Cuba, Juan Padrón se inició como historietista y cartonista en 1963, en la revista Mella, pero ya era animador asistente en los estudios de la televisión. Había aprendido los rudimentos calcando y coloreando acetatos, y también había sido camarógrafo de animación en los Estudios Fílmicos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Padrón sería después el director del primer largometraje del cine animado cubano: Elpidio Valdés, de 1979. El resto de la historia de la animación cubana, que como todo el mundo sabe no se concentra únicamente en Juan Padrón, continuó jalonada de éxitos.

Juan Padrón se cuenta entre esos raros, escasos creadores cuya obra es indispensable a la hora de recorrer varias décadas de cultura cubana. Si se quiere entender la historia de la isla, o las construcciones mentales del inconsciente colectivo acerca de cómo fuimos, somos y seremos, es obligatorio el acercamiento a Elpidio Valdés y Vampiros en La Habana. No solo en el dibujo animado del ICAIC, sino en el mundo de la historieta (en la revista Mella, en el suplemento humorístico de Juventud Rebelde), Juan Padrón ha marcado a varias generaciones de cubanos con historias y personajes donde se privilegia el humor, la cubanía, el colorido, la gracia criolla.

A Juan Padrón se debe en buena parte al hecho de que pueda hablarse de una escuela cubana del dibujo animado. Según él mismo afirma, esa escuela “tiene características que la distinguen entre las otras en cuanto al color, al ritmo y la banda sonora, tiene efectos de ambientes. Al principio veíamos el dibujo animado como didáctica. Con el tiempo nos fuimos desprendiendo de ese lastre que nos obligaba a tener siempre que explicar algo, y se comenzaron a hacer cosas diversas. En el caso de Elpidio Valdés, el objetivo era, de forma humorística, contar la Guerra de Independencia, con una enseñanza detrás”.

Es curioso comprobar que Elpidio Valdés, con todo y su enorme popularidad actual fuera y dentro de Cuba, vino al mundo como personaje secundario en la historieta de samuráis Kashibashi. Además, la historia del valiente y simpático mambí implicó para su creador decenas de horas investigando en archivos sobre las Guerras de Independencia, el vestuario de la época, los tiempos y espacios del siglo XIX cubano.

Padrón reconoce la influencia, en sus inicios, de varios dibujantes españoles de los años 50: Peñarroya, Vázquez, Conti, y de un excelente animador y dibujante catalán que vivía en La Habana que lo tomó como discípulo, Juan José López, autor de Superlópez. También lo influyeron Ketcham, el de Daniel el Travieso. El 1974 fue que nación el primer animado de Elpidio Valdés, el célebre insurrecto, con casi siete minutos, titulado Una aventura de Elpidio Valdés. A ese le siguieron varios cortos hasta 1979, cuando se realiza el largometraje de 70 minutos. En 1983 se estrena otro largo, Elpidio Valdés contra dólar y cañón, y dos años después Vampiros en La Habana, considerado internacionalmente un filme de culto. Sobre esta película, Padrón ha dicho: “Cuando la terminé y la vieron los “expertos”, dijeron que no era lo que esperaban de mí, que era muy vernácula, confusa y ruidosa; no se hizo rueda de prensa para anunciarla, ni estreno. En una revista salió una crítica que trataba muy mal a la película… Estuve unos días muy deprimido, hasta que rompió el récord de taquilla (de aquella época) en una semana y la gente la comentaba muy entusiasmada. Me he sentido como Spielberg cuando en Valparaíso me recibieron cientos de estudiantes amantes de la película, o en Puerto Rico, donde se la sabían de memoria, en fin… Es algo muy agradable y estimulante”.

En 1985 en la capital cubana, se inició su colaboración con Quino, el historietista argentino de fama mundial. En 1986 apareció el primer Quinescopio, y le siguieron otros cincuenta y uno, animados con dibujos de Quino. Mafalda, también en movimiento, vio la luz en 1993. Padrón ha recibido las máximas condecoraciones que se otorgan en Cuba a sus mejores artistas: la Orden Félix Varela de Primer Grado, la medida Alejo Carpentier, el premio El Diablo Cojuelo, ocho Premios Coral en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, casi todos sus animados han sido destacados por la crítica”. (Marta Díaz, Joel del Río. Los cien caminos del cine cubano, pp 173, 174)


Filmografía

1974: Una aventura de Elpidio Valdés

1974: Horologium, que quiere decir: reloj

1974: Elpidio Valdés contra el tren militar

1974: La silla

1974: Velocipedia

1974: Mi pañoleta

1975: Aerodinámica

1975: El enanito sucio

1975: El machete

1975: Tabey

1976: Elpidio Valdés contra la policía de Nueva York

1976: Elpidio Valdés asalta el convoy

1976: Clarín mambí

1976: Xip Xerep

1976: Las manos

1977: Cuentos de Abril

1977: Los valientes

1977: Elpidio Valdés encuentra a Palmiche

1977: Elpidio Valdés está rodeado

1978: El sueño de Titi

1978: Elpidio Valdés fuerza la trocha

1978: Elpidio Valdés contra los rayadillos

1979: Elpidio Valdés y el fusil

1979: Elpidio Valdés

1980: La pregunta

1980: Batalla contra el agente Mil-80

1980: Elpidio Valdés contra la cañonera

1980: Filminuto No. 1

1980: Filminuto No. 2

1981: N’vula

1982: ¡Viva papi!

1983: Celedonio

1983: Elpidio Valdés contra dólar y cañón

1985: Vampiros en La Habana

1985: Quinoscopio 1

1986: Quinoscopio 2

1987: Quinoscopio 3

1987: Quinoscopio 4

1987: Quinoscopio 5

1987: Quinoscopio 6

1987: Kolia

1988: Elpidio Valdés en campaña de verano

1988: Elpidio Valdés ataca Jutía Dulce

1988: Elpidio Valdés ¡¡capturado!!

1988: Elpidio Valdés contra el 5to. de Cazadores

1988: Filminuto No. 15

1988: Filminuto No. 16

1988: Filminuto No. 17

1988: Filminuto No. 18

1989: Elpidio Valdés y la abuelita de Weyler

1989: Filminuto No. 19

1989: Elpidio Valdés y Palmiche contra los lanceros

1990: La fiesta de los hongos

1990: Filminuto No. 20

1990: Filminuto No. 21

1990: Filminuto No. 22

1991: Elpidio Valdés se casa

1992: Elpidio Valdés conoce a Fito

1992: Elpidio Valdés y los inventores

1994: Mafalda

1996: Contra el águila y el león

2003: Más vampiros en La Habana

2010: Nikita chama boom

2015: Xip Zérep contra los vampiros lácteos


Documentales sobre su obra

1998: Eso habría que verlo, compay, de Ian Padrón


Fuentes

Dossier sobre el cine de Juan Padrón en Rialta

Los cien caminos del cine cubano, de Marta Díaz y Joel del Río

Producciones del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (1959- 2004), de María Eulalia Douglas, Sara Vega e Ivo Sarría

 

Related Entradas

Total de visitas: 59 - Visitas totales diarias: 1