Pablo Santos

Cine silente Empresarios de cine

(n. Guanabacoa, La Habana, Cuba, 14 de agosto de 1880; m. La Habana, 4 de octubre de 1959). Distribuidor, productor y guionista. Nombre completo: Pablo Ernesto Eusebio de los Santos Orihuela.

De profesión tenedor de libros, se asocia a Jesús Artigas en 1905 en la compraventa de equipos cinematográficos y el alquiler de películas de importación directa, como representantes de la casa Gaumont. El 29 de abril de 1908 abre sus puertas la Compañía Cinematográfica Habanera, más conocida con la razón social Santos y Artigas, que se considera como la primera casa distribuidora de películas en Cuba. En 1910 Santos y Artigas se convierten además en productores.

Juan José (1910), de Enrique Díaz Quesada, es el primer título producido en alianza con Díaz Quesada. Como fruto de esta colaboración, en el periodo 1910-20, producen un total de 31 títulos, entre documentales y cintas de ficción.

Santos escribe en 1917 el argumento de dos de ellos, El tabaquero de Cuba o El capital y el trabajo y La careta social. Desde noviembre de 1912, editan la revista quincenal Cuba Cinematográfica, primera publicación cubana especialmente dedicada al cine, con el propósito fundamental de promover las películas en el circuito cinematográfico.

Un incendio destruye todas las copias de exhibición, entre las cuales se encuentran las películas producidas por su firma. Asumen las funciones de empresarios de varios importantes teatros. A ellos debe el público la presencia en los escenarios de temporadas de teatro, ópera, revistas, operetas y variedades con artistas como María Barrientos, Esperanza Iris, Enrique Randal o Ernesto Vilches, y la bailarina Anna Pavlova, entre otras.

Construyen el Arena Colón y el Teatro Capitolio (luego Campoamor) y propician campeonatos de lucha libre y boxeo. En 1919 cierran su casa de producción de películas. La última película que producen es La brujería en acción, estrenada el 7 de enero de 1920.

La carpa-cine La Tienda Negra, es inaugurada en mayo de 1919 en La Habana. Además de la carpa-cine, Santos y Artigas construyen o compran varios cines en distintos puntos del país. Llegan a manejar muchos títulos de los cuales son distribuidores exclusivos y llegan casi a tener el control de la exhibición en el país en las dos primeras décadas del siglo XX. En 1916 fundan el Circo Santos y Artigas que recorre la isla hasta principios de la década de 1960. (Luciano Castillo)


Fuentes

Arturo Agramonte, Luciano Castillo. El epílogo del Maine. En Cronología del cine cubano I. Ediciones ICAIC, 2011, p 81, 237

Entrada conformada por Luciano Castillo para el Diccionario del cine iberoamericano. España, Portugal, América. Sociedad General de Autores y Editores, España, 2009

Related Entradas